LA ESTELA DE NABONIDO

En esta reveladora estructura de piedra, el rey Nabonido babilónico (556 – 539 AEC), vistiendo la tradicional indumentaria real, aparece sosteniendo el cetro de poder, prestigio y justicia. 

 

 

 

 

En la parte superior y quizá para indicar la aprobación, protección y guía divinas, notamos los símbolos de tres importantes divinidades del panteón astral mesopotámico.  De izquierda a  derecha, la luna creciente del dios Sin (la luna), la estrella de la diosa Ishtar (Venus) y el disco de Shamash (el sol).

Cabe señalar que Nabonido fue el último rey del imperio babilónico tras ser derrotado por los ejércitos de Ciro, el persa, y como consecuencia de algunas malas decisiones y políticas.  

Desafiando a los sentimientos del pueblo, este monarca trasladó la capital del imperio a la ciudad de Tema y gobernó desde allí como un “terrateniente ausente”.  Nabonido, por ser devoto del dios Sin, también se perdió por varios años el festival anual de Año Nuevo en honor al dios Marduk. Por lo tanto, la victoria persa sobre los babilonios fue vista como un castigo de Marduk por las acciones de Nabonido. La gente creía que el dios Marduk envió al rey persa Ciro para liberar a los babilonios de las manos de Nabonido.  Así, en el año 539 a.C. los babilonios dieron la bienvenida a Ciro como su nuevo rey.

 

 

About amartinez

El Dr. Aquiles Ernesto Martínez es Profesor de Biblia y Religión en la Universidad Reinhardt (Waleska, GA, EE.UU.) y miembro del grupo de investigación "Arqueología do Antigo Oriente Próximo (UMESP, Brasil).
This entry was posted in MONUMENTOS E HISTORICIDAD BIBLICA. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *